30.3.15

Almejas a la marinera { #retotíaalia }

almejas a la marinera


En este mes de marzo, la anfitriona del #retotíaalia se ha alojado en el blog que regenta Luz, Cocinando en un abril encantado, y quien espero que haya abandonado su estado de piedra pómez tras enterarse de ser la elegida para organizar este reto que sigue dando vueltas por las cocinas de compañeras blogueras. 

El blog de Luz es de esos que cuando lo visitas, has de llevarte una silla cómoda para coger buena posición y leer todas las historias que nos cuenta. Dicharachera y amena. Así veo a Luz, aún sin conocerla.

Para el #retotíaalia, Luz eligió unas Almejas a la marinera como opción salada, y un Helado de fresa como dulce. Hacer almejas a la marinera iba a ser una tarea rápida y sencilla, y solo tardé cero coma en decidir qué preparar para el reto. Pero cuál fue mi sorpresa cuando al leer la receta, descubrí que entre sus ingredientes se encontraba el pimentón. ¿Por qué sorpresa? Pues porque las elaboraciones de almejas a la marinera que yo he comido siempre, no llevaban pimentón. Mi madre y mi suegra son la referencia que tengo, puesto que yo nunca las había hecho antes de ahora. Y ahí tenía la excusa para indagar sobre el tema. He podido descubrir que al menos la auténtica receta de almejas a la marinera es de origen gallego, y la salsa que sirve de base para esta preparación es igualmente de origen gallego. Esta puede llevar salsa de tomate o no, pero lo que sí es seguro es que lleva pimentón. Las demás, son variantes que se acercan a la clásica salsa verde, y que unos espesan con pan rallado y otros con harina. Así que aprendida la lección, solo faltaba ponerse el delantal y cocinar.

Lo primero que haremos será limpiar a conciencia las almejas para evitar encontrarnos restos de arena en su interior, porque no olvidemos que viven en el fondo del mar y que lo más normal es que contengan restos de arena en su interior. Las sumergimos en un recipiente con abundante agua que las cubra y una cucharadita de sal. Si alguna flota, la descartamos, y si alguna está rota también, y lo mismo si ya están abiertas, pues es señal de que están muertas. Las mantenemos sumergidas en el agua durante una hora, y transcurrido ese tiempo, las cogemos con la mano sin tocar el fondo y las lavamos en un colador bajo el chorro de agua fría.

Superado el primer paso, cogemos cuchara de palo y nos ponemos a cocinar. Os cuento cómo cocinar unas almejas a la marinera, una receta que es imprescindible acompañar con pan en buenas cantidades para aprovechar la salsa y toda la esencia. ¡Está que te mueres de buena! Es una receta que no había probado en la vida, y que francamente, volveré a repetir porque nos ha ... ¡requete chiflado! :)

Ingredientes

  • Medio kilo de almejas vivas
  • Medio vaso de agua
  • Media cebolla picada muy, muy finamente
  • Un diente de ajo picado también muy finamente
  • Una cucharadita de harina
  • Media cucharadita de pimentón dulce Las Hermanas
  • Media cucharadita de pimentón picante Las Hermanas
  • Medio vaso de vino blanco
  • Una hoja de laurel
  • Perejil fresco picado
  • Sal
  • Aceite de oliva

Elaboración

  1. Limpiamos las almejas según la explicación que figura unas líneas más arriba.
  2. Ponemos el medio vaso de agua a calentar en una cazuela, y cuando rompa a hervir, vertemos las almejas y las tapamos. Retiramos las almejas a medida que se van abriendo, y una vez retiradas todas, colamos el caldo de cocción poniendo un paño en el colador para asegurarnos de que no pasan restos de arena o de cualquier otra impureza que no desprendieran en el paso previo. Reservamos el caldo.
  3. En otra cazuela aparte ponemos dos cucharadas de aceite a calentar y pochamos la cebolla y el diente de ajo a fuego suave, removiendo con frecuencia para asegurarnos de que no llegan a dorarse. Cuando la cebolla comienza a ablandarse, incorporamos la harina, y removemos hasta que no queden grumos. A continuación los dos tipos de pimentón, removiendo rápidamente para que no se quemen, porque de lo contrario, nos amargaría la elaboración. Esto lo sabremos porque es justo el momento en el que el pimentón comienza a desprender su olor. Seguidamente vertemos el vino blanco, removemos, dejamos que evapore el alcohol un par de minutos, y a continuación vertemos el agua de cocción reservada y la hoja de laurel. Tapamos y dejamos cocer cinco minutos a fuego muy suave.
  4. Transcurrido este tiempo, añadimos las almejas, mezclamos muy bien para que la salsa penetre en el interior de las conchas, y dejamos cocer tapadas durante diez minutos aproximadamente.
  5. Picamos perejil fresco y lo añadimos en el último momento. 

Y con esta receta con la que he participado en el #retotíaalia me despido durante unos días en los que espero descansar, al menos lo haré del toque del despertador. Pero bien cierto es que no me faltarán actividades que atender y que poner en orden antes de volver a la carga tras las vacaciones.

¡Disfrutad de la Semana Santa!