14 abril 2014

Abbracci con pesto de pimientos rojos

Abbracci con pesto pimientos rojos_2

Quienes me seguís, seguramente hayáis echado de menos la cita que el 11 de cada mes venimos teniendo con el arroz las chicas de Directas al grano, una cita convertida en reto. Os habréis dado cuenta de que el día 11 llegó, pasó y no hubo publicación alguna de ninguna receta con arroz. Cuando la vida nos la quiere jugar, nos la juega, y este mes no hemos podido cumplir con nuestro reto, pero el próximo 11 de mayo estaremos aquí como un clavo, y si no, encargaos vosotros mismos de darnos un capón, aunque cariñoso, por no cumplir con nuestra cita ;)

Y hablando de retos ... ¿os acordáis de aquel que mantuvimos Tía Alia Recetas y Cocido de Sopa con la pasta durante doce meses? La propuesta de cocinar pasta de forma diferente a la que mandaba en nuestras casas la superamos sobradamente. Aquel reto terminó, pero no por ello íbamos a dejar de tomar pasta en casa, que no, que no. ¡Si es de lo que más gusta! Y hoy os traigo una idea más que espero os guste. Seguro que sí :)

La receta que hoy os traigo cuesta menos hacerla que pensarla. Tan solo hay que tener asados con antelación unos pimientos rojos, que no os quita tiempo, porque de eso se encarga muy gustosamente el horno. O en su lugar, podéis abrir una lata de los que vienen ya asados, o incluso de pimientos del piquillo. Y a partir de ahí, y en 0,0, tendréis lista una receta de pasta ultra deliciosa.

Si queréis descargar el recopilatorio que formaron todas nuestras recetas podéis hacerlo desde aquí.

Ingredientes (Para 4 personas)
  • 280 gr de abbracci
  • 250 gr de pimientos rojos asados (equivalente a 3 pimientos rojos grandes)
  • 75 gr de avellanas tostadas
  • 50 gr de queso parmesano rallado
  • 15 gr de albahaca fresca
  • 1 diente de ajo 
  • 2 cdas de aceite de oliva
  • 2 cdas del jugo de asar los pimientos
  • Lascas de parmesano
  • Sal
Elaboración
  1. Empezamos asando los pimientos. Precalentamos el horno a 180ºC. Lavamos los pimientos, los secamos y los ponemos en una fuente para horno. Echamos un chorrito de aceite por encima y horneamos en torno a una hora. A medida que veamos que se van dorando, los damos la vuelta. Sacamos la fuente del horno y los dejamos templar, que es como mejor se pelan. Una vez pelados y limpios de pepitas, los cortamos en tiras largas con las mismas manos y los reservamos con el jugo que desprenden. Para evitar que le caigan las pepitas, lo colamos.
  2. Para cocer la pasta ponemos a cocer agua en una olla grande y cuando rompa a hervir, añadimos sal. Vertemos la pasta y cocemos siguiendo las indicaciones del fabricante. Una vez cocida, la colamos
  3. Para hacer el pesto, en un recipiente ponemos los pimientos, las avellanas, el queso, la hojas de la albahaca previamente lavadas, el diente de ajo pelado, el aceite y el jugo de asar los pimientos. Trituramos todo el conjunto. Si notamos la salsa muy espesa, añadirmos más jugo. Comprobamos su punto de sal (cuidado, porque el queso parmesano es salado de por sí), y reservamos.
  4. Servimos inmediatamente la pasta coronada con dos cucharadas del pesto de pimientos, junto con unas lascas de parmesano. Otra alternativa es calentar el pesto y la pasta en la misma olla en la que cocimos la pasta y así mezclar todos los ingredientes.