18 diciembre 2014

Hojaldres de solomillo de cerdo con salsa de queso Cabrales

hojaldre de solomillo con salsa al Cabrales


Hoy en día podemos volvernos locos cuando vamos al híper o al supermercado a hacer la compra. Particularmente prefiero el supermercado por eso de que es más pequeño y en media hora tienes la compra hecha. Pero también es verdad que la variedad de productos que se pueden encontrar en un hipermercado es mayor que la de un supermercado, y reconozcámoslo: nos gusta descubrir productos nuevos o tener más variedad entre la que poder elegir.

¡Cuántas veces habré visto en las estanterías de algunos hipermercados las diferentes salsas que comercializa la firma Salsas Asturianas! Pero nunca las compré :( . La sinceridad impera para deciros que en casa no entran otras salsas que no sean la mayonesa, el ketchup, la mostaza y el pesto, más que nada porque no me gusta acompañar mis elaboraciones con otras salsas que no sean sus propios jugos. 

Cuando Salsas Asturianas me eligió para poder degustar sus salsas gourmet y participar en una puesta en común en la que 20 blogueros compartían sus recetas especiales de Navidad elaboradas con una de sus salsas, pues no me lo pensé, la verdad. Contaba con el visto bueno de mi amiga Paula, y como me fiaba de su palabra, me tiré al vacío sin pensármelo dos veces y sabiendo que me venían días de duro trabajo en casa. 

Podéis ver todas las propuestas aquí.



De las cuatro salsas gourmet que me me invitaron a probar: miel y mostaza, a las 5 pimientas, y al Pedro Ximénez con pasas, decidí empezar por la del queso Cabrales, por eso de que el queso me tira mucho, y porque además es la bandera de una tierra preciosa y que disfruto cada vez la que visito: Asturias. Y he de deciros que la salsa me parece una auténtica pasada. Con deciros que ha caído en dos elaboraciones de sabrosa que está, y si no ... que le pregunten a mi hija, que ella puede dar muy buena cuenta de cómo la disfrutó más que nadie. Así que a partir de ahora, en mi carro de la compra va a ir un tarro de esta salsa siempre que se me termine :)



El queso Cabrales luce el sello distintivo Denominación de Origen. El hecho de que se elabore con leche de cabra, vaca y oveja en una comarca muy localizada de Asturias, Cabrales, y siguiendo un riguroso y artesanal sistema de elaboración, le han otorgado ese distintivo. Se distingue por ser un queso de color verde azulado, de textura untuosa, de sabor picante y olor fuerte, un punto, que sinceramente, es fácil que eche para atrás a los amantes del queso, como es mi caso. Pero en Salsas Asturianas han logrado hacerlo más suave y de olor agradable. Un gran punto a su favor.

En mi receta, he combinado el sabor de la salsa de queso Cabrales con mermelada de arándanos, un toque frutado que sabéis casa con la carne de cerdo a la perfección. Combinación dulce y salada. Si eres de los míos, apunta la receta como plato principal para estas Navidades. Ya verás lo sabrosa que está :)

hojaldre de solomillo con salsa al Cabrales


¿A que te apetece saber cómo elaborarla?

Ingredientes (Para 4px)
  • 1 solomillo de cerdo, de aproximadamente 600 gramos, o dos de peso equivalente, limpio de grasas y telillas
  • 2 láminas de hojaldre de forma rectangular
  • Mermelada de arándanos
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva
  • 1 huevo para pincelar el hojaldre
  • Salsa de queso al Cabrales
Elaboración
  1. Cortamos el solomillo en cuatro porciones, una para cada comensal.
  2. Ponemos a calentar una cucharada de aceite en una cazuela amplia. Salpimentamos los trozos de solomillo y los sellamos a fuego fuerte por todos sus lados. Entre dos y tres minutos por cada uno de ellos. Con esta técnica, sellamos la carne y evitamos que se desprendan jugos en la cocción en el horno. Es importante no pinchar la carne para así evitar que los orificios del pinchazo sean una salida de esos jugos. Retiramos a un plato, y aprovechamos el jugo que hayan soltado durante el sellado.
  3. Extendemos cada una de las láminas de hojaldre, las pinchamos para evitar que suban en la cocción, y cortamos cada una por la mitad. Con cada mitad envolveremos cada porción de solomillo. Reservamos los recortes que tengamos que hacer al hojaldre para decorar cada paquetito que hagamos con ellos.
  4. Precalentamos el horno a 220ºC con calor superior e inferior.
  5. En un recipiente pequeño ponemos unas tres cucharadas de mermelada y rebajamos su espesor con un poquito del jugo que hayan escurrido los solomillos. Pincelamos los solomillos con la mermelada, los disponemos sobre cada una de las mitades del hojaldre. Cerramos cada recorte de hojaldre, pegando cada unión con agua, dándole forma de paquetito, y asegurándonos de que no quedan posibles huecos o aberturas por las que puedan salir los jugos. Decoramos al gusto con los recortes de masa.
  6. Pincelamos con huevo batido, introducimos la bandeja a baja altura y horneamos durante unos 20 minutos o hasta que el hojaldre se haya dorado por su superficie, al igual que por su base.
  7. Para servir, acompañamos el hojaldre con unos brotes tiernos y tomatitos cherry, y una cucharada de salsa de queso al Cabrales, sin olvidarnos de servir más cantidad en una salsera, porque tus comensales van a pedirte más :)